SINCERICIDIOS Díptico de Griselda Gambaro.

 

"Sincericidios": situaciones que incomodan y búsquedas que no siempre llegan a buen puerto. Dos historias diferentes, dos parejas diferentes, dos realidades diferentes; sin embargo algo las une…La sinceridad que encuentran en el otro los lleva por caminos inesperados.

 

"De profesión maternal" 

Matilde de 65 años, quien luego de haber abandonado a su hija Leticia a los 19 años, decide escribirle una carta para poder conocerla. Leticia se presenta en la casa de su madre, y en el encuentro, conoce a Eugenia, la pareja de ésta. Dentro de este triángulo se desarrolla un encuentro tenso, lleno de rencor, dolor y furia.

"Pedir demasiado"

Después de una cálida cena, Elena y Mario continúan la velada en la casa de Él. La situación presagiaba una noche agradable. Sin embargo, se va creando una atmósfera que, propicia melancólicas ambigüedades. El clima se torna extraño, cambiante. Gestos equívocos y palabras encubridoras serán la máscara de otra realidad. 


  • "De profesión maternal", dirigida por 

                                  Bárbara González Terraza.

 

Un tema tan complejo, tan arduo, como la crueldad que implica un dispositivo sociocultural y además tan cotidiano, es asunto obsceno y no fácil de exponer, entre otras cosas por lo que señalo.  

 

Lo que predomina en esta situación no es la angustia, con todo lo terrible que esta puede ser, predomina algo más terrible aún: el dolor psíquico, aquel que se mantiene constante en el tiempo.

El escenario donde el cachorro humano se va constituyendo sujeto pulsional es el de la ternura. Cuando se habla de ternura, uno tiene la sensación de que, si bien es una idea valorada, la misma aparece dudosamente articulada sólo a lo blando del amor. El entorno de la ternura es el ámbito de “lo familiar”. Cuando esto no es así, puede que la ternura claudique. Una precaria pulsionalización, por fracaso de los suministros tiernos, tendrá como consecuencia la represión instintiva, que influye en la afectividad del sujeto, herencia queidentifican el grado y tipo de atención que reciben, sobretodo cuando experimentan, el rechazo y el abandono.

 

Leticia (Lucila López Gai) sufre del abandono emocional, no recibió suficiente amor, afecto, apoyo y protección. La falta de una respuesta por parte de la madre, su expresión, gestos o bien sus intentos de aproximación o interacción fallidos, al recibir a su hija después de tantos años sin verla, hizo que esta joven mostrase su comportamiento rebelde, y que el aluvión de sensaciones y vivencias que traía, cayeran unas sobre otras como un efecto dominó.

La infancia que marcó el camino de la vida de esta niña que ya es mujer, que dejó huellas en su memoria, hace que traiga consigo una mochila llena de rencores acumulados, pero ahora llegó el momento de alivianarse, Leticia hace catarsis, para sanar las heridas del pasado, reafirmando que no todo tiempo pasado fue mejor, pero que el mejor tiempo es el que construimos Hoy.  

Matilde (Elizabeth Lozano) su reacción es producto de un fracaso personal. Pero mejorar a costa de lo que sea es progresar. Aunque a ella le cuesta, la intención está, sino jamás la hubiese buscado. Los mecanismos de defensa son reacciones psíquicas que, ante cada situación, actúan en forma  artificiosa, autónoma e inconsciente, que si fuesen reconocidos, crearían angustia y sentido de culpa. Tiene a su lado alguien que puede ver con mayor claridad el panorama, y que el amor, y los años que llevan juntas dan muestra que la conoce, será Eugenia (Mirta terraza), quien llevará a la reflexión de que es necesaria la profesión maternal para que la armonía llegue y reine la paz y el perdón.  

 

Lindísimas actuaciones, muy bien ejecutados los roles de cada actriz, acompañan al texto desde lo gestual y postural, crean un clima que permite una conexión con el público, en forma espontánea.

Maravillosa dirección (Bárbara González Terraza) involucra muchos aspectos de la vida diaria, lo que permite que sea funcional la historia que están contando, movilice y detone un mensaje con valor ético en el espectador.

 

 

  •   "Pedir demasiado", dirigida por Elizabeth Lozano.

  

¿ES AMOR U OBSESIÓN?

 

Distinguir las emociones es necesario para establecer vínculos sanos. Sensaciones diferentes es lo que presenta esta historia.

Abrir los ojos: reconocer los sentimientos propios es el primer paso para dejar de sufrir, como hace Elena (Bárbara González Terraza). Ella trata de dominar sus impulsos, no con esto se reprime, sino es consciente de lo que en verdad necesita en la vida. Y es por eso que dice “NO”.

“Quien conquista la templanza puede estar seguro de que no será manipulable, puede sentirse con verdaderos recursos”.

 

Hay que saber soltar y mirar por uno mismo para reaccionar y valorar la relación por lo que realmente es y no por lo que te gustaría que fuera. Parece no reconocer o no querer ver la realidad Mario (Víctor Frisardi). Cuando mandan las pasiones, el sujeto pierde la libertad. Su voluntad, la que debería decidir está sujeta a su deseo. Es por eso, al no saber manejar su deseo se siente insatisfecho, frustrado cada vez que no obtiene lo que quiere. La decisión de ser feliz, pasa por hacerse cargo del dolor, que es parte de su propio proceso.

La salida parece identificarse con la muerte. El miedo a la soledad para algunas personas es peor que el miedo a la muerte. ¿En realidad tiene salida?, ninguna luz hay al final del túnel.

 

Cómo empecé término mi redacción con la crueldad…, esta siempre aparece estrechamente amarrada a la muerte, ya sea porque éste es su desenlace o porque la muerte ya está instalada en el mismo de la crueldad.  

 

Impecables interpretaciones, una exacta relación de pareja o ex matrimonio, un abordaje diferente de un tema que otorga una suma importancia en el sentido común social, como lo es la violencia psíquica.

Muy buena dirección a cargo de Elizabeth Lozano. Logrando un arte teatral y diferenciándose del arte de la literatura, porque el transcurrir temporal y, la finitud, el límite cierto y cercano de este intervalo, forma parte de su esencia, lo modela y caracteriza. El teatro es simbolización, sintetización del ser humano y de las situaciones que se derivan de ellas.  

  

 

Ficha Artística:

Dramaturgia: Griselda Gambaro

Elenco:
Lucila Lopez Gai (Leticia) Víctor Frisardi (Mario) Bárbara González (Elena) Elizabeth Lozano (Matilde) Mirta Terraza (Eugenia)

Dirección:
Bárbara González Terraza (De profesión maternal) y Elizabeth Lozano (Pedir demasiado).

Iluminación: Brenda Navesnik
Diseño: Carolina Scoccimarro y Lucila López Gai
Prensa: Octavia Comunicación
 


La Obra NO está en Cartelera.



 

 

Calificación:Muy,muy buena

 

Recomienda:Silvina Brandana

 

Socias en la vida y en P.I.D.M.A. 


    Estela & Silvina

Amigas de por vida y P.I.D.M.A. nos unió aún más y más

 

Estela Gómez & Silvina Brandana