NOCHES ROMANAS

 De Franco D´Alessandro

 

Versión y Dirección

OSCAR BARNEY FINN


Enamorarse es individualizar a alguien por los signos que causa o emite. Es sensibilizarse frente a estos signos, hacer de ellos el aprendizaje (…)

Es posible que la amistad se alimente de observación y conversión.

El amado implica, envuelve, aprisiona un mundo que hay que descifrar,

es decir interpretar (…)

                                         DELEUZE – Proust y Los Signos.

 

 La pieza teatral que es reflejo de sus propias vidas, cuenta en un tono íntimo y confidencial los rasgos y apego de una complejidad psicológica de dos grandes íconos del arte del teatro, que entablaron una amistad que los unió más de dos décadas. Un universo privado de dos personas demasiado públicas.

Anna Magnani, la mayor actriz de cine italiano del siglo XX, y Thomas Lanier Williams III, más conocido por el seudónimo Tennessee Williams, fue un destacado dramaturgo estadounidense. El nombre "Tennessee" se lo dieron sus compañeros de escuela a causa de su acento sureño y al origen de su familia.

 

Ella (Virginia Innocenti), en este caso Anna Magnani  una laureada actriz italiana de cine y teatro, una mujer de acción, con mucha personalidad temperamental, apasionada, volcánica e irónica algunas veces, la Magnani expresa como pocas una revelación trágica de su vida, una toma de conciencia del entorno social.

Muy enamoradiza pero no muy bien correspondida. Su matrimonio terminó en divorcio y nunca se volvió a casar.

Producto de su tórrido romance con el actor Massimo Serato, fue su hijo Cellino (a quien apodó "Luca") quien fue víctima de poliomielitis quedando postrado en una silla de ruedas. Serato la abandonó antes del nacimiento. Magnani quedó devastada y dedicó su vida a cuidarlo.

Comenzó una tempestuosa relación con el director Roberto Rossellini quien la abandonó por Ingrid Bergman, uno de los más famosos escándalos de la época.

Su soledad era tapada a través de varios amantes.

 

Él (Osmar Nuñez), en este caso Tennessee Williams una gloria que huía. Otros dirán una gloria caída, pese a su enorme fama la crítica se ensañaba con sus obras más recientes. Tennessee, casi compulsivamente bebía alcohol y ansiolíticos, sosegado y a ratos hilarante, de risa brevemente fácil, un hombre simpático pero inmaduro, vulnerable que parecía cambiar de estados de ánimo con facilidad. Da una sensación de que - buscaba a ciegas -, buscaba no sabiendo que…

Su homosexualidad (un secreto a voces) la vida sentimental de Williams estaba marcada por el desequilibrio, paradójicamente, entre lo clandestino y casi lo exhibicionista. Y un trauma con su madre, una compleja relación donde el maltrato a su hermana Rose nunca se lo perdonó, pasó casi toda su vida internada en un psiquiátrico, practicándole una lobotomía.

Es muy difícil que te pidan ser equilibrado y a la vez te prohíban, te repriman y te coaccionen.

 

La melancolía de lo irresuelto, sus infancias, los dramas familiares, el fracaso amoroso la soledad como esencial en ambos, lo enamoradizos que eran, características que los hace infelices. La alta sociedad el mundo al que pertenecían, que los integraba pero, los criticaba, ricos y famosos, amantes del teatro, no encontrar su sitio en el contexto en el que están concebidos, circunstancia que genera un profundo choque que los lleva a un futuro incierto…todos estos eran motivos suficientes para hacer de este vínculo de amigos algo intenso, una pulsión erótica por un momento, el humor por otro y un espíritu dramático que estaba presente constantemente.

Atormentados, solitarios, reprimidos e incomprendidos estos seres de ficción, es lo que forjo esta gran amistad, junto al profundo cariño y confianza que se tenían.

Y un factor muy importante: “Admiración Mutua”.

 

Noches Romanas es una obra potente, conmovedora, de espacios vivos y personajes fuertes, se mueven más por la visceralidad del instinto que por el sosiego de la argumentación. Una mezcla entre la realidad y la literatura. En su mayor parte se los muestra como ejemplares prepotentes, como peculiaridades específicas y de reacciones imprevisibles, víctimas de sí mismos al pertenecer a un mundo en el que los sueños no tienen lugar. Dos  intérpretes que aguantan el peso de la narración majestuosamente, plasmando sus miedos, temores e inquietudes.

En esa incertidumbre vital se inmiscuye la mirada de Oscar Barney Finn, su director. Un especialista en biografías de grandes artistas. Supo meterse en la intimidad de esta amistad con mucha delicadeza y profunda sensibilidad.

Experto maestro de actores, obteniendo de ellos lo mejor. Una excelente y convincente Anna de Virginia Innocenti y un intérprete impecable Tennessee Williams de Osmar Nuñez.

Delicada y estéticamente preciosa la escenografía, felicitaciones al trabajo de Alejandro Mateo.

 

La vida es en parte lo que nosotros hacemos

Y en parte lo que hacen los amigos que elegimos.

TENNESSEE WILLIAMS

 

 

Calificación: Muy muy Buena

 

Recomienda: Silvina Brandana

Socias en la vida y en P.I.D.M.A. 


    Estela & Silvina

Amigas de por vida y P.I.D.M.A. nos unió aún más y más

 

Estela Gómez & Silvina Brandana