Los Árboles Mueren de Pié

De Alejandro Casona

 

(Versión estrenada por el elenco del TEATRO COLONIAL en mayo de 1991 bajo la Dirección de Adrián Di Stefano)

 

 

La obra podría fundamentarse en una misión que se representa en una institución a través de: Sembrar Ilusión y que, según palabras del propio autor puestas en el protagonista, es: «Una misión tan digna por lo menos como sembrar trigo.» Mauricio.

 

Todo comienza en una oficina, gente alrededor, mucho misterio, conversaciones desordenadas, dos personas la Srta. Isabel y el Sr. Balboa, ambos citados en el mismo lugar y a la misma hora, no se conocen entre ellos, lo único que los unía en ese momento era el temor a lo desconocido. Los dos con difíciles situaciones personales, que nada tenía que ver un caso con el otro; pero la solución sin saberlo, los uniría. La srta. tenía un vacío muy grande en su interior, la soledad. El sr. debía tapar un vacío, aunque sea con la mentira.

El miedo se empezaba apoderaba de ellos, hasta pensaron en abandonar ese lugar, y de pronto llega el director de la institución un tal Mauricio, un gran motivador y hacedor de ilusiones, con gran imaginación, un mágico imitador benéfico, que te emociona y envuelve en una propuesta que te conduce hacia el camino directo de la felicidad.

 

El señor Balboa tenía un nieto desalmado al que, en su momento, tuvo que echar de la casa porque el adolescente cometía  robos en repetidas oportunidades, llevando así una mala vida que le impedía darse cuenta del daño que causaba a quienes lo amaban y lo estaban cuidando desde el fallecimiento de sus padres.

Para evitar reproches y el fastidio de su compañera de la vida, prefirió ocultar esta dura realidad a través de un plan basado en la mentira y los engaños. Pero la buena causa de este abuelo,  justificaba su comportamiento. “Más vale una mentira que te haga feliz que una verdad que te haga llorar”. Su esposa  segura, de que su nieto le enviaba desde lejos, cartas y más cartas para tenerla al tanto de un presente exitoso gracias a sus estudios y a los logros personales que le habían permitido formar una familia.

La realidad era otra, él mismo Balboa se autoenvíaba las cartas que en teoría se las mandaba su nieto a la abuela o sea a (su esposa). A una abuela no se le niega la medida de su felicidad por más que duela. Un falso nieto con su vida plena, reemplaza en el juego del recuerdo a aquel que fuera echado por un abuelo dolido y ultrajado, por su inconducta.

 

Es así como este abuelo ante la desesperación contrata a (Mauricio) en conjunto con una linda muchacha (Isabel), para que finja ser el nieto perdido y «su feliz esposa» ante la abuela.

Pero… la fatalidad juega su papel al provocar el encuentro en la escena de todos sus protagonistas, obligando reemplazar la fantasía por la realidad. El nieto real decide volver a su hogar en busca de más dinero, al enterarse de esta situación, no se le ocurre mejor idea que el chantaje.

La abuela toma conocimiento de lo sucedido pero, lejos de escandalizarse o respaldar a su nieto de sangre, opta por mantener el secreto ante los falsos parientes como forma de agradecerles los instantes felices que le hicieron vivir.

Más vale mentirse, que vivir en la verdad. Dentro de una gran mentira siempre hay una pequeña verdad, y acá es el sincero cariño que estos “familiares”, se tienen y se necesitan entre ellos.

Creo que los sueños son las únicas mentiras que se pueden realizar. La fortaleza de una mujer como un árbol, que muerto por dentro, sigue de pie, fue la fuente de inspiración de una historia de amor, de bondad y de solidaridad llena de nostalgia y de emoción.

 


Brillantes actuaciones, todos fueron cautivando desde su lugar. Muy convincentes y con total compromiso y conocimiento de la obra original. Admirables logros de parte de todo el elenco, siendo que son muchos en escena, se lucen, se complementan.

Muy buen trabajo de su director Adrián Di Stefano, supo expresar lo rico de cada uno de los personajes.

 Marta Milesi (abuela) se hace amar por todos los espectadores, impecable desempeño; Valeria Saavedra (Isabel) la dulzura personificada.

Mobiliario y vestuario ayornado para la época. 

 

Calificación: Excelente

 

Recomienda: Silvina Brandana


 

Ficha técnico artístico

 

Autoría: Alejandro Casona

 

Adaptación: Adrián Di Stefano 

 

Elenco: Marta Milesi, Valeria Saavedra, Abel Mares, Gonzalo Guerrero, Silvina Tenorio, Beatriz Torres, Damián Centurión, Mario Minujen y Adrián Di Stefano.

Asistencia de dirección: Valeria Saavedra

Puesta en escena: Adrián Di Stefano

Dirección general: Adrián Di Stefano

 

MANZANA DE LAS LUCES

Sala: Patio Moreno

Perú 272   Teléfonos: 4342-6973 / 9930

Web: http://www.manzanadelasluces.org.ar

Funciones: Domingos 20:30 Hs. (TODO EL MES DE MARZO).

Plateas: $ 60.-

Jubilados y Estudiantes: $ 40.-

 

Socias en la vida y en P.I.D.M.A. 


    Estela & Silvina

Amigas de por vida y P.I.D.M.A. nos unió aún más y más

 

Estela Gómez & Silvina Brandana