“La Oveja Abandonada”

 

            “Existe dos ventajas de tener una vida simple, que sabes que es tu vida, y a quien le puedes permitir el ingreso, dos desventajas, que si no eres versátil con ella, la monotonía y la rutina irán de la mano siempre contigo”.


                                         Luís Gabriel Carrillo Navas

 

La Oveja Abandonada”, es un claro ejemplo de la desazón de seres aislados en un lugar inhóspito, cuyo deseo de libertad, se confunde con el hastío y toda esa sensación se convierte en macabros deseos, naciendo pares contradictorios, como el amor y el desamor; lo bueno y lo malo; la resignación y la lucha por la supervivencia.

 

Su autor, Agustín Rittano, pudo plasmar en el guión, toda su experiencia de niño, en un pueblo donde nada pasaba y donde las horas y los días eran todos iguales, sin cambio alguno. Ese recuerdo, impregnado en su mente,  se vuelve real a través de los personajes muy bien logrados y de las diferentes  situaciones risueñas, aunque siempre con un hilo de reflexión, expuestos en escena.

 

La trama se desarrolla en la casa del abuelo (Alejandro Álvarez), soñador, con ganas de vivir y con una lucidez que ni sus propios nietos comprenden. Pero, el gran patio es el lugar predilecto de sus integrantes, tres hermanos muy distintos entre sí: Shirley (Fernanda Pérez Bodri, la hermana dulce y piadosa, es la encargada de mantener el orden entre sus parientes y de cuidar al anciano. María José (Fernanda Bercovich), es la más rebelde, no se resigna a tener esa vida monótona, inventando acciones que, seguramente, se le vuelven en contra. Y, Eugenio (Rodrigo Martínez Eguizábal), que es apático y desdeñado, al que nada le importa y el que está en el medio de esas dos mujeres tan diferentes. Cada uno, con sus posturas, sus gestos y su manera de hablar, nos están mostrando su dolor enmascarado.

Todo transcurre, de una manera rara y natural, a la vez. Esos seres ansiosos, en búsqueda, a su manera, de una vida mejor, no pueden ver que está en ellos el cambio, en su propio mundo interno.

 

Luces (Fernanda Balcells), acorde, escenografía (Fernando Lancellotti) precisa y música (Natalia Soldi) muy llamativa, son el contexto de ésta obra, que denota a un gran equipo de trabajo, ya que logran un producto de excelencia. Destacados actores, nos atrapan con sus actuaciones, tan disímiles, pero tan iguales por su calidad interpretativa.

 

Recomendada para los que aman el teatro costumbrista, y, para los que quieren entretenerse, pero, a la vez, desean salir y seguir pensando sobre lo que vieron, tratando de entender un poco más a las conductas humanas.

MUY RECOMENDABLE.

 

                                  Estela Gómez

 

 

Ficha técnica:

 

Actuación: Alejandro Álvarez, Fernanda Bercovich, Fernanda Pérez Bodria, Rodrigo Martínez Eguizábal

Asistencia de dirección y vestuario: Ana Florencia Blejer

Luces: Fernanda Balcells  

Escenografía y gráfica: Fernando Lancellotti

Música original: Natalia Sordi

Video y fotos: Juan Risso

Fotografía: Constanza Niscovolos

Dramaturgia y dirección: Agustín Rittano

 

 

Función: Domingos 18.00 hs

 

 EL EXCÉNTRICO DE LA 18°

LERMA 420

 

Reservas: 4772-6092  

www.elexcentricodela18.com.ar

 

 

 

 

Socias en la vida y en P.I.D.M.A. 


    Estela & Silvina

Amigas de por vida y P.I.D.M.A. nos unió aún más y más

 

Estela Gómez & Silvina Brandana