“Siempre hay un poco de locura en el amor, pero siempre hay un poco de razón en la locura”

                                             Friedrich Nietzsche

 

                 La Alegría de Copérnico

    

Un amor que busca trascender la existencia

"La existencia quiere decir el ser humano, el ser humano quiere decir la existencia"

 

Con “La Alegría de Copérnico” nos encontramos, frente a una obra de teatro que muestra las bases de  un sistema filosófico y cultural que tiene por objeto de estudio el análisis y la descripción de lo positivo y de lo contradictorio de la vida humana, “El existencialismo”. Desde ésta perspectiva, se investiga profundamente diferentes rasgos de la existencia del hombre como sus aflicciones, sus temores, el amor, la culpa, el bien y el mal, la muerte, la conciencia, el espanto.

Al igual, que ésta puesta en escena, cuyos protagonistas transita por diferentes estados emocionales, realizando una proyección hacia diferentes pretextos para justificar sus angustias y sus incansables deseos de cambios.

 

Entonces, aparece la contradicción, cuando los racionalistas consideran a la razón como la facultad absoluta, el existencialismo afirma que ésta, solamente explica un fragmento pequeño de la realidad. Por eso, éste acepta al hombre como un compuesto de razón y sentimientos; cuando la razón carece de respuesta, el hombre debe comprometerse y todo lo que no puede resolver objetivamente lo debe resolver subjetivamente. Como, Copérnico, que busca utilizar su libertad de expresión para afirmarse frente al mundo y pretender algo nuevo y mejor.

No es casual, que el título lleve el nombre de Copérnico (Nicolás), que fue un  polímata: matemático, astrónomo, jurista, físico, clérigo católico, gobernador, administrador, líder militar, diplomático y economista, ya que, a partir de éste se desencadena la idea de que el hombre está gobernado por su Razón. Lo mismo, que nuestro personaje en cuestión, que es un ser autónomo, basándose en su capacidad de raciocinio pero, que a veces, no le es suficiente para solucionar sus problemas de relación, y, que siempre la “alegría” lo acompaña, queriendo resurgir entre las “impurezas” de la vida.

 

Así, Copérnico (Federico Ibarra), y, Alegría (Coral Gabaglio), transitan juntos un mundo contaminado por la indiferencia y la soledad, buscando a un “otro” que los defina, con la intensión de dar continuidad y sentido a la integridad de su existencia.

 

Federico Ibarra, su dramaturgo y actor, compone estupendamente y con gran sabiduría, a un ingenioso personaje agobiado por la incertidumbre, ansioso de encontrar “algo” que lo haga visible; Coral Gabaglio, es el júbilo propiamente dicho; una actriz elocuente, con una innata comicidad picaresca y una personalidad muy graciosa, llegando ampliamente al corazón y al gusto del público.

 

Para verla y reflexionar, porque en éstas épocas, en donde, generalmente, lo superficial supera a lo profundo, encontrar una pieza como ésta, es una “perla” en el océano.

                                                  Estela Gómez

                                                  

Ficha técnico-artística

 

Dramaturgia: Federico Ibarra

Actúan: Coral Gabaglio, Federico Ibarra

Escenografía: Umbra Colombo, Coral Gabaglio, Federico Ibarra

Diseño de luces: Javier Rincón

Sonido: Maxi Burgos

Operación de luces: Daniel Aimi

Fotografía: Paula Maniglia

Diseño gráfico: Guadalupe Lobo

Asistencia de escenario: Jimena López, Rita Miranda

Prensa: Tehagolaprensa  http://www.tehagolaprensa.com.ar/

Producción ejecutiva: Jimena Veiga

Producción: Pili Ortiz

Dirección: Umbra Colombo

Web: http://www.facebook.com/laalegriadecopernico

 

Duración: 50 minutos

 

TEATRO EL POPULAR

Chile 2076 Capital Federal - Buenos Aires -

Reservas: 20518438


Web: http://www.teatroelpopular.com.ar

 

Entrada: $ 60,00 / $ 40,00 - Viernes - 21:00 hs

Socias en la vida y en P.I.D.M.A. 


    Estela & Silvina

Amigas de por vida y P.I.D.M.A. nos unió aún más y más

 

Estela Gómez & Silvina Brandana