FRAGMENTOS


DE UN PIANISTA


      VIOLENTO

 

                              De Darío Bonheur


 

“DESCONFÍO DE LA INCOMUNIDAD, ES LA FUENTE DE TODA VIOLENCIA”.

 


Nadie en su sano juicio puede negar que el peor de todas las hambres sea aquel del amor y que su ausencia constituya una fuente de enorme soledad para los seres humanos, hombres y mujeres, y quizá más fuertemente para estas últimas, y más sí su vida se ha desarrollado a la sombra de otro. Como sucede con la esposa del pianista.

 

Dos vecinas a lo lejos, más allá de las paredes, observan cuanto detalle ocurre en la casa de enfrente. Una mezcla de obsesión con admiración se apodera de ellas; traspasando los límites de su propia vida para penetrar en una ajena.

No depende de nuestra voluntad controlar el fenómeno de identificación que nos posee: toda mujer reconoce en la otra, aunque sea temor, una probabilidad de sí misma.  

 

“¿Por qué repetimos una conducta perjudicial?

Porque no es familiar, y lo familiar tiene algo de tranquilizador aun cuando no nos haga bien”.

 

En esta historia los protagonistas son el Mar y las Montañas. Una pareja que llevan un tiempo de casados, él es un artista reconocido, con trayectoria y popularidad, y un ególatra; ella su compañera de la vida, trabaja en su hogar como ama de casa, una mujer muy sumisa.

Ya se oyen los pasos del señor pianista, está llegando a su casa, la cena no está lista aún,  su esposa entretenida olvidó prepararla a tiempo, ella automáticamente trata de complacerlo con diferentes propuestas, pero ninguna es de su agrado. Comienzan las discusiones, la escala de violencia verbal de él cada vez más elevada, la degrada, la subestima y la golpea.

Un nuevo día, las aguas se calman y vuelven a su cauce, al poco tiempo, ella trata de instalar el diálogo, como una práctica saludable para la pareja. Una novedad importante para una familia, es cuando ésta se agranda, desarrolla la empatía aceptar la llegado de un hijo/a, es para recibirla feliz a la noticia eso cree ella.

Pero el pianista reaccionó negativamente, otra vez la discusión, la agresión que se naturaliza. La negación o renuncia extingue el amor con que ella llevaba tal premisa.

Las relaciones amorosas son un territorio conflictivo propenso al desencuentro porque el amor y deseo pueden oponerse. En este caso ya no se trata sólo de un desencuentro, tiene rasgos y comportamientos tóxicos, aunque resulte sorpresivo, este hombre que representaba un manantial de vida para su señora, paradójicamente ahora es un villano maltratador, cínico y transgresor.

“Nunca se entra por la violencia, dentro de un corazón” MOLIERE

 

De repente, a su alrededor todo le pareció lúgubre, su vida se le presentaba como una desgracia excepcional. Abatida, fatigada y muy triste con los brazos caídos, murmura: ¿Quién cuidará de mi bebé, si yo no estoy?

 

Conectarnos con nuestro dolor. En esta línea, la angustia puede llevarnos a determinadas situaciones que, de no controlarlas, se vuelven peligrosas.

 

Una obra con un alto y triste contenido de la realidad, donde juega la percepción del espectador, para cada uno de los detalles.

A través de estas maravillosas y reconocidas actrices, que sólo con su magnífica experiencia actoral, pueden descubrirnos y re inventarnos la multiplicidad de sentidos que tiene el ser humano.

Impecable la escenografía, logrando en su posición central, atraer todas las miradas a un mismo lugar; donde fagocitaba el problema, lo latente.

La dirección a cargo de un maestro, con mucha experiencia, pudo recrear mediante una temática tan fuerte como movilizante, una visualización llena de compromiso y respeto.

 

Una obra que puede ser un faro de esperanza, llevando luz de concientización sobre la violencia de género.

 

La invitación está hecha, sí asistís, no solo vas a presenciar un momento artístico excelente, sino que ayudas con un compromiso social, porque al término de la misma, se hará un debate, tu opinión es de mucho valor, ayuda a la transformación.

Los esperamos!!!

 

Duración: 60 minutos

 

Ficha técnico artístico

 

Autoría: Darío Bonheur

Actúan: Stella Matute, Alicia Naya

Vestuario: Pedro Muñoz

Escenografía e Iluminación: Fernando Alegre

Música original: Sonia Kovalivker

Asistencia de dirección: Martín Althaparro

Dirección: FERNANDO ALEGRE

 

CENTRO CULTURAL CARAS Y CARETAS

Venezuela 330

Capital Federal - Buenos Aires - Argentina

Teléfonos: 11-53546618

Web: http://www.carasycaretas.org

Entrada: $ 60,00 - sábado - 21:00 hs

 

 

Calificación: E x c e l e n t e 

 

Recomienda: Silvina Brandana

Socias en la vida y en P.I.D.M.A. 


    Estela & Silvina

Amigas de por vida y P.I.D.M.A. nos unió aún más y más

 

Estela Gómez & Silvina Brandana