El AVARO


          De Molière

 

 

 

El que tiene mucho desea más, lo cual demuestra que no tiene bastante; pero el que tiene bastante ha llegado a un punto al que el rico no llega jamás.

                                                             

 

 

El teatro clásico francés se convierte en el género más importante bajo la protección del rey Luis XIV y de la nobleza.  

Molière (1622-1673), está considerado como uno de los grandes dramaturgos de todos los tiempos. Es el creador de la comedia moderna, en la que funde los elementos cómicos de la farsa tradicional francesa e italiana (la Commedia dell arte), con descripciones de las costumbres, vicios y virtudes de su tiempo, y con un penetrante análisis de la psicología de los personajes -verosímiles, extraídos de la sociedad, reconocibles por el público-, todo ello ensamblado con una extraordinaria habilidad teatral y con unos diálogos muy vivaces.

Su objetivo era el de divertir al gran público («la gran regla de todas las reglas es gustar»), pero a través de la diversión consiguió hacer una crítica de la falsedad e hipocresía de su época. 

 

El Avaro amante del dinero, que sólo vive y le importa eso, se complace en transgredir todas las normas éticas. Sólo pretende sumar más y más riquezas y no conoce ningún límite legal o ético para cumplir con su objetivo.

Es una comedia que da vida a varios personajes, y muestra claramente sus debilidades humanas, en especial la necesidad constante e irrefrenable de adquirir posesiones, las de tipo material. La avaricia desmedida y sin prejuicio de HARPAGÓN (Martín Barreiro), tiene como único afán mantener su fortuna y acrecentarla; siempre anda alejándose de todos los que se puedan enterar de ella, o lo que más le preocupa a él, que se la puedan robar.

Su codicia es tan grande que a la hora de hablar del amor también hay intereses de por medio. Se relaciona con un deseo enfermizo y obsesivo sobre el objetivo dispuesto. Si es necesario perjudicar a otra persona, el avaro está dispuesto a hacerlo.

 

La historia se sitúa en París en el siglo XVII, en el hogar de una familia acomodada, donde, sin embargo, los hijos sufren privaciones económicas y afectivas, a causa de la mezquindad de su padre.
Harpagón está enamorado de una dama y pretende casarse con ella a pesar de que su propio hijo se constituye en su rival, ya que también está enamorado de la joven.

El poder del protagonista radica en su dinero, con el que pretende comprar los sentimientos más puros, pero que se convertirá en su opresión y su ruina moral, ya que renunciará a todo por no perder lo material.

Una costumbre que no es del todo tan ajena para esta sociedad, por más que los tiempos son otros.

 

Avaricia: uno de los siete pecados capitales.

 

No quiero dejar pasar la ocasión y asentar el reconocimiento a los profesionales de la actuación, cada uno desde su personaje hizo un trabajo majestuoso.

Si bien la obra tiene un gran autor, esta obra ha superado en gran medida mis expectativas, por estar conformada por eximios actores y actrices.

La gran participación, su total entrega, la puesta en escena, la adaptación e inmejorable dirección de Martín Barreiro. Deja ver que el éxito consiste en obtener lo que se desea. Y creo que él lo obtuvo.

 

Reitero una vez más nuestra felicitaciones y reconocimiento al excelente producto teatral realizado.

                                          PIDMA Producciones

 

Ficha Técnica:


Autor: Molière

 

Adaptación y Dirección: Martín Barreiro

 

Elenco:

      *Martín Barreiro   

      * Diego Verni

      *Gabriela Caponetto

      *Mimi Ferraro           

      *Bruno Chmelik

      *Lilia Cruz

      *Adrián Sett

                   

Teatro El Convento: Reconquista 269 – C.A.B.A.

www.teatroelconvento.com.ar


Informes y reservas: (5411) 4264-1101

 

Calificación: Excelente

 

Recomienda: Silvina Brandana

 

 

Socias en la vida y en P.I.D.M.A. 


    Estela & Silvina

Amigas de por vida y P.I.D.M.A. nos unió aún más y más

 

Estela Gómez & Silvina Brandana