Complexion

 

Teatro: La Rancheria
Direccion: Mexico 1152 - Capital Federal
Entradas: $ 35 / Descuento $ 25
  Dias: Sabados 21.00 hs

En el dolor hay tanta sabiduría como en el placer; ambas son las dos grandes fuerzas conservadoras de la especie”. Friedrich Nietzsche

Una especie que busca, desesperadamente, complacer sus ansias de dominación, sin importarles las consecuencias, sin pensar en la alteridad; sabiendo, conciente e inconsciente, los resultados. Dolor y placer, se fusionan para lograr sus cometidos, uno y otro se retroalimentan, a veces se vuelven pequeños, otras, son monstruos; quizás, en algunos momentos, el uno sea mayor que el otro, pero, casi siempre el goce se convierte en dueño y señor de la situación, hasta que se desvanece en padecimientos. Pero, como la sabiduría es innata del hombre, todo se vuelve equilibrio, las situaciones de supremacía, van y vienen, generalmente, se sabe con certeza cuando y como van a suceder, aunque no se haga nada para evitarlas; es más, hacemos todo para transitarlas, y, en esa transición, está el daño y el encanto.

 

La última obra de Ramiro Guggiari, “Complexion”, es un llamado de atención, para que pensemos y que no nos dejemos llevar por las pasiones de un imperio que no existe, que es un espejismo de nuestra mente, que nos oprime y que nos hace actuar sin recapacitar, llevándonos por una agonía sin razón de ser, más que el despotismo.

La historia, es bélica, transcurre en una Torre antigua, en donde la demencia prevalece; esta contada,  por un esclavo (Mariano Rapetti), en forma verbal, y, por una esclava (Catalina Briski), de manera gestual. Ambos, entran y salen de la trama, para ofrecernos claridad sobre los hechos, mientras que, dos hermanos guerreros: Esmeralda (Paula Gabriela Flaks)  y, Lorenzo (Horacio Pucheta), con sed de venganza, hacen un recuento de sus miserias y anhelos. También, está elresponsable, supuestamente, de lo ocurrido: el comandante Edmundo Trejo (Laureano Lozano), a quien matan sin piedad.

 Dejando a la luz, que el culpable de toda la guerra y la pelea, es el “amor”, que puede llegar a transformarse en locura si no es correspondido. Aquí podemos ver, como algunas veces es tan destructivo como sublime, ya que, cuando no lo podemos majar, nos alienamos y se nos vuelve en contra. La diferencia está en que, como ese “amor” no es “incondicional” se desvanece y se convierte en “poder”.

Gracias a la ductilidad de los artistas, los crueles personajes en escena, tienen su lado afectivo; así como, la pasividad que emanan, de pronto, se convierte en violencia, y el miedo, se vuelve grotesco. Enfatizamos la personalidad envolvente de Mariano Rapetti sobre el escenario y de la admirable plasticidad de Catalina Briski. Los acordes musicales del violoncelo, forman parte excluyente para el contexto estético auditivo de la puesta.

Está recomendada porque, es una propuesta muy interesante, logrando provocar ese “distanciamiento” tan buscado por muchos, para poder llegar a un pensamiento reflexivo, dentro de la subjetividad de cada uno, sobre lo que se está observando.

Ficha técnico artística

Dramaturgia: Ramiro Guggiari
Actúan: Catalina Briski, Paula Gabriela Flaks, Laureano Lozano, Horacio Pucheta, Mariano Rapetti
Músicos: Diego Longobardi, Eugenia Turovetzky
Iluminación: Julieta Potenze
Música original: Diego Longobardi
Fotografía: Renata Prati
Diseño gráfico: Andrés Levy
Asistencia coreográfica: Mariano Rapetti
Asistencia de dirección: Santiago Chalukián
Coreografía: Catalina Briski
Dirección de arte: Melisa Califano
Dirección: Ramiro Guggiari

 

Recomienda: Estela Gomez

Fuente Show on Line

Socias en la vida y en P.I.D.M.A. 


    Estela & Silvina

Amigas de por vida y P.I.D.M.A. nos unió aún más y más

 

Estela Gómez & Silvina Brandana