CACHI BACI

                De Jorge Affranchino


¿LOS OBJETOS TIENEN VIDA?

 

Fue sin dudas una de las imágenes que más me conmovieron en esta obra, los objetos tienen vida, sí o acaso nunca les pasó ver una foto, o una ropa, o un mueble, o cualquier cosa que les traiga tristes recuerdos.

Esa actitud era simplemente la dulce sensación de irse despojando de lo malo. Porque sin dudas todos tenemos que ir despojándonos de lo que huele mal, para abrirnos plenamente a la vida, o al menos a una nueva porción de vida.

 

Yo también tengo objetos y ellos tienen también el sutil poder de gobernarme, sobre todo cuando estoy tan susceptible…

Por supuesto que hay objetos y objetos. Hay cartas, fotos, libros, música, imágenes que no los cambiaría por nada en el mundo, porque tienen el sello mismo de la felicidad. Por suerte, cada tanto me sorprenden en un cajón, en un rincón de mi casa, debajo de un árbol, en mis entrañas, unos objetos que cuando aparecen, me hacen suspirar.

 

Antonuccio Baci (JORGE AFFRANCHINO), es un vagabundo feliz que recoge de la calle “porquerías” hermosas, poéticas, simbólicas, de recuerdos y sueños…

 

Una obra que te comunica en un tiempo muy actual, que son algunos de los principios que manejan varios seres humanos para sobrevivir, para sobrellevar una vida manchada de cotidianeidad, sumando día a día restos de sobras, en compañía de objetos, siendo ellos quienes comienzan a contar esta historia, que va encontrando en su caminar inquietante por la ciudad.

Cada uno de estos da pie para que Cachi Baci reflexiones sobre la vida, el amor, el desamor y la propia muerte.

 

Él quiere construir un camino para justificar su existencia, quiere gestar su universo. Ha tomado la decisión de vivir en la calle, donde recoge lo que los demás dejan de lado, lo que no sirve. Porque ocupan un lugar innecesario, porque su presencia les hace mal, porque no les dejan dar vuelta la página y comenzar de nuevo, porque somos una sociedad de consumo, que todo lo descartamos. Pero Antonuccio lo transforma y los carga de simbolismos.

Por otro lado no deja de ser un golpe maligno que le recuerda pedazos de su anatomía olvidada, el sonido del silencio cuando no hay más que una almohada de piedra que abrazar. Su infancia, su madre, los viejos recuerdos.  ¿Es la vida su enemiga? Te pervierte, te consume, te agota, te indigna, te aniquila.

Callarse la boca cuando deseas gritar, sonreír cuando en realidad quieres llorar y lo más importante sentirse feliz porque está vivo pero, humillado.

 

Una obra donde lo sensitivo, emocional y sentimental realza los valores humanos, y se retrata con una música en vivo, de una artista española que es imponente verla, y en especial escucharla, ELMA SAMBEAT (Canzonetta) bellísima y con una dulzura arrolladora. La atmósfera se ve potenciada y matizada musicalmente con la voz en directo de la cantante, que nos propone un viaje sensorial a través de tarantelas, canciones italianas y francesas, y otras lenguas, que plasma en escena una mezcla de fuertes nacionalidades, de culturas en la puesta, que hace un bello condimento a la temática.

Sugestivo y envolvente relato, trasgresor y entusiasta denuncia, ambigua y ambiciosa.

Una idea genial, una historia para concientizar la extrema sensibilidad. Estoy totalmente de acuerdo que los objetos tienen vida. Su propia vida. Me gustó mucho, me llegó a lo más adentro, muy buen texto, palabras sencillas y abstractas pero que resultaban fácil al espectador para su comprensión. Y un impecable, inmejorable trabajo de los intérpretes, formidable trabajo hispano-argentino, con mucha potencialidad. Donde se ve un trabajo corporal importante, un despliegue escénico muy atractivo porque siendo elementos simples, fue inteligente la puesta y representan cosas concretas, que atiende exclusivamente a elementos de forma, color y proporción, de la historia.

 

Esta majestuosa obra impulsa estas acciones de reconocimiento de las distintas identidades, promoviendo la interacción, el respeto, la conciencia de la riqueza que tenemos con el sólo hecho de llevarnos la comida todos los días a nuestro cuerpo.

Los prejuicios y estereotipos son los principales causantes de las prácticas discriminatorias y forman parte del sentido común. Combatirlos y cuestionarlos es comprometerse con una mirada amplia y no discriminatoria de la realidad.

 

 

Calificación: ¡¡¡EXCELENTE!!!

 

Imperdible-Recomienda: Silvina Brandana

 

 

El actor y director teatral argentino Jorge Affranchino, presentó el 18 de abril del 2013 como única función a Cachi Baci. En el Teatro El Extranjero (Valentín Gómez 3378/80) Abasto-Bs.As.

 

Esta obra se encuentra Fuera de Cartel.

 


Ficha Artística

 

Compañía de Teatro: La Línea Continúa

 

Intérpretes: Jorge Affranchino

                   Elma Sambeat

 

Escrita y dirigida: Jorge Affranchino

 

www.lalineacontinua.com

www.elmasambeat.com

Facebook: Cachi Baci Cachi Bachi 

Socias en la vida y en P.I.D.M.A. 


    Estela & Silvina

Amigas de por vida y P.I.D.M.A. nos unió aún más y más

 

Estela Gómez & Silvina Brandana